Educación emocional a través de la literatura

Educación emocional aplicada a la literatura infantil 

De todos es sabido la importancia que tiene la literatura infantil en la formación de los niños, pero en los últimos tiempos ha tomado fuerza su uso para trabajar, a través de los libros, la educación emocional.
Ya hay mucho autores que escriben en esa línea.
Pilar Lucea está especialmente sensibilizada en la educación emocional de nuestros futuros adultos, con la esperanza de ayudarlos a mejorar su vida, y de resultas la sociedad.
La mayoría de las poesías que escribe están basadas en sentimientos reales que los niños le han ido transmitiendo y los recursos que da la filosofía,  la psicología positiva, la neurología y la sabiduría popular para ayudarnos a transitar por la vida.
No podemos evitar, ni debemos,  a veces, los problemas y las tristezas que les han de llegar, unas serán más formativas, otras menos, pero sí podemos ayudarlos haciéndolos fuertes, acostumbrándolos poco a poco a la frustración, poniéndoles límites y fomentando el esfuerzo y el espíritu de superación.
Para ello podemos darles recursos y herramientas; sus vidas serán las que serán pero su actitud a la hora de afrontarlas es lo que declinará la balanza hacia un lado o hacia otro.
En todas las poesías de Curasanas de Rana y de “Sin perdices y sin anises también somos felices” está implícito el amor y el cariño como medio para curar o para alegrar el alma, y el sentido del humor como refugio, como una manera para desdramatizar los problemas.
Sus libros de cuentos también están rodeados de esta forma de pensar, pero la mayoría son de risa, ligados al desarrollo del sentido del humor.
Anuncios